jueves, 3 de noviembre de 2011

Es lo que hay. De buhardilla a capilla.


Es lo que hay en esta época. Trabajos mínimos en espacios residuales, con muebles y elementos reciclados y muy pocos medios. Pero para eso estamos los arquitectos.
Se trata de la transformación de una buhadilla destinada a gimnasio en una pequeña capilla u oratorio.
Ante la poca altura de gran parte de la sala, se ha optado  por "fracturar" el techo en planos con iluminación indirecta a base de leds. Así parece un espacio algo mayor. Aquí hay algunas fotos: IMAGENES

No hay comentarios: