lunes, 3 de diciembre de 2012

INDICADORES DE MODERNIDAD EN ARQUITECTURA.



INDICADORES DE MODERNIDAD EN ARQUITECTURA.
Aplicación en la obra de los arquitectos Valls Abad y García Sanz.
Autor: Juan Francisco Pérez Mengual.

Trabajo de Investigación dirigido por D. Javier Domínguez Rodrigo, catedrático de Proyectos de la Escuela Superior de Enseñanzas Técnicas - ESET de la Universidad Cardenal Herrera – CEU, dentro del Programa de Doctorado: Ingeniería de la Computación y de la Producción Industrial. Curso Académico 2011/12.
La defensa del trabajo se realizó el viernes 28 de septiembre de 2012, ante el Tribunal constituido por D. Jose Luis Ferrez Muñoz, D. Ricardo Meri de la Maza y Dª. Cristina Ventura Esteban, obteniendo la suficiencia investigadora.

 














Breve Reseña del Trabajo de Investigación.

Parafraseando la letra de la conocida canción “Who Wants To Live Forever”, que el grupo Queen incluyó en la banda sonora de la película “Los Inmortales”: “Quién quiere vivir para siempre”, quién se atreve a construir para siempre; constatamos que, a pesar del paso del tiempo, algunas obras siguen siendo modernas. Como decía Alejandro de la Sota: “Tal vez sea una suposición mía, pero me consideré obligado a ser sincero y confesar ese sentimiento de que no había pasado el tiempo por mis obras”.

Ser moderno es ser actual para siempre. Como dice Antonio Miranda:  “ Lo difícil para una obra no es llegar a ser contemporánea (un falso valor), lo importante y valioso es llegar a ser moderna, es decir, actual para siempre. Porque ser moderno no es cosa de calendarios, sino de calidades, de genuina autenticidad”.

Pero...¿ Cómo podemos discernir esos criterios de atemporalidad ?. Este trabajo trata de ayudar a elaborar una herramienta de estudio de la obra de los arquitectos de la Modernidad, aportando criterios para dotar de mayor precisión a los análisis, huyendo de vanos discursos dialécticos, tan frecuentes en la crítica arquitectónica. Siguiendo a Helio Piñón, extraeremos los criterios para reconocer la modernidad de una arquitectura concreta, dentro de la propia arquitectura.

Con un breve repaso a la historia e historiografía de la arquitectura, con ilustres invitados como Giedion, Hitchcock, Pevsner, Collins, Zevi, Benévolo, Banham, Rossi, Venturi, Tafuri, Rowe, Framptom, Curtis, etc, constatamos cómo la modernidad arquitectónica ha sido y sigue siendo una idea apasionante y muy discutida.

Tratamos de identificar la Modernidad arquitectónica, distinguiéndola de otros conceptos... ¿Puede ser el movimiento moderno “estirado” indefinidamente como algo de vigencia permanente? ¿Debemos diferenciar entre Modernidad y Arquitectura del Movimiento Moderno? ¿Podemos hablar de un estilo moderno? ¿Se trata de un minimalismo? ¿Una arquitectura global, universal? ¿ Estamos ante un nuevo clasicismo?. Estas y otras preguntas se van respondiendo sucesivamente.

 
Después de establecer analogías con los frecuentemente utilizados indicadores urbanos para intentar explicar el concepto de indicador y su utilidad, el trabajo propone “rastrear” arquitectura, y buscarle  esos indicadores de modernidad que han de ser de tipo cualitativo - conceptual más que cuantitativo – dimensional. La búsqueda se realiza mediante el estudio de proyectos ejemplares o estudio de casos, preferentemente en modelos y maestros cercanos, concretamente en los modelos de la arquitectura española de la segunda mitad del siglo XX,  que es la época del despegue en busca de la modernidad arquitectónica.

Se plantea además si merece la pena el esfuerzo de llamar la atención sobre estas arquitecturas, patrimonio poco valorado, vulnerable y en riesgo; que, en muchos casos se planteó como algo efímero, pasajero, creado para no durar. Si poseemos recursos suficientes para mantenerlo y ponerlo en valor. Si es posible intervenir en él, alterándolo, dándole un nuevo uso o es algo intocable, y caemos en el complejo de Noé, que tiende a salvarlo todo en el arca patrimonial. Si ha de ser renovado y sustituido sistemáticamente por lotes, como sugiere Koolhaas.

 

Buscamos, por fin, dentro de la arquitectura de arquitectos con oficio, que han destacado por su permanencia en la modernidad, analizando sus obras, siguiendo el hilo conductor de la solidez, utilidad y belleza de Vitruvio, relacionadolo con los conceptos análogos de Roth -organización funcional, realización técnica, consideraciones económicas y síntesis estética-, las interpretaciones paralelas de Collins, Nervi, Frampton y los criterios de atemporalidad basados en la obra de de la Sota propuestos por Alberto Burgos.
Se aportan unas tablas, de las que se adjunta un resumen como ilustración,  hasta llegar a la interpretación del bien en arquitectura de María Antonia Frías: firmitas-sinceridad constructiva-verdad, utilitas-adecuación a la función-bondad, venustas-decoro-belleza. Los tres trascendentales. Tal vez aquí se encuentre el meollo de la modernidad atemporal.


 Obras de arquitectos como Artal, Cubillo, Giráldez, Carvajal, Moreno Barberá, Prades, Romany, Fray Coello de Portugal, Ortiz Echagüe, García Solera, GODB, Echaide, y muchos otros, van aportando indicadores, que recogidos, relacionados y simplificados en tablas, se aplican finalmente al estudio de tres proyectos de los arquitectos valencianos de la modernidad Vicente Valls Abad y Joaquín García Sanz, cuya trayectoria será objeto de estudio en una próxima tesis doctoral.
Dos obras de los comienzos, proyectadas por separado, como son el Edificio de viviendas en G.V. Marqués del Turia 29 de Valencia, el todavía polémico Polígono de la Paz de 1500 viviendas sociales en Murcia y una obra de madurez, formando equipo, el Conjunto de Apartamentos Tres Carabelas en el Perellonet de Valencia.

Definitivamente la modernidad está aquí para quedarse, y este trabajo, en algunos aspectos difícil y en construcción, pero ambicioso e ilusionante, pretende ayudar a apreciarla.